Puntos claves para una densidad óptima de pollos de engorde

Densidad de pollos

A la hora de la recepción de los pollitos en la granja, la densidad es un factor crítico a tener en cuenta. ¿Cuáles son los puntos a tener en cuenta?

Una densidad excesiva en las explotaciones avícolas puede conducir a problemas asociados a una distribución inadecuada de los pollitos por la nave. Ello conduce a un consumo desigual de pienso y agua, la concentración de pollos en algunas zonas de la nave -con el riesgo de amontonamiento que conlleva- y la llegada de lotes heterogéneos al sacrificio.

¿En qué circunstancias debemos modificar la densidad de pollos en nuestras instalaciones?

  • Aislamiento inacuado
  • Naves sin ventilación de túnel
  • Naves sin un control adecuado de la presión negativa
  • Naves sin sistema de refrigeración mediante paneles evaporativos
  • Naves abiertas
  • Elevada humedad ambiental
  • Peso vivo superior a 3 Kg
  • Resultados productivos negativos durante los meses calurososo

¿Cuáles es la densidad ideal para pollos de engorde? 

La respuesta a esta cuestión depende del tipo de nave:

Naves Cerradas: 

    • Ambiente controlado: se puede alcanzar la densidad máxima establecida por la legislación vigente.
    • Control ambiental insuficiente: se recomienda no superar los 20-25 Kg/m2 durante el engorde. Además, en las épocas calurosas se debe evitar una densidad superior a 16-18 Kg/m2.

Naves abiertas:

    • Ambiente controlado: la densidad máxima no debe superar los 30 Kg/m2.
    • Control ambiental insuficiente: se recomienda una densidad máxima  de 20-25 Kg/m, mientras que en las temporadas de calor, no se debe superar  los 16-18 Kg/m2.
    • Sin control ambiental: no es recomendable continuar con el engorde cuando los pollos alcancen un peso superior a los 3 Kg.

Fuente: avicultura.info

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

  • No products in the cart.