Como fabricantes de equipos para producción porcina siempre nos planteamos como mejorar nuestros productos, pero también debemos pensar en cómo será la porcicultura en un futuro. Partimos de la base que los ganaderos siempre manejan márgenes muy ajustados y ello obliga a tener que elegir entre la intensificación, la especialización o la diversificación.La intensificación pasa por ampliar e incorporar tecnología para competir en mercados con precios de bajo coste. El espacio disponible y los recursos que utilizar marcan los límites.

La especialización bajo nuevos puntos de vista puede permitir satisfacer la demanda de productos orgánicos y alternativos, locales y especiales. Un buen marketing que busque un buen posicionamiento puede hacer que el productor sea más independiente y venda los productos a un precio superior. Sistemas con tecnologías polivalentes o fácilmente adaptables son la clave en esta estrategia.

La diversificación se incrementará en los próximos años. La variabilidad del clima, las fluctuaciones de los mercados y de los precios son cada vez más rápidos y por lo tanto la presión aumentará. Las granjas que aprovechan todos los recursos y cierran el circulo pueden utilizar todos los nutrientes para crear productos para múltiples mercados. La tecnología es imprescindible para mantener los costes bajos y permite ser más resistente a las fluctuaciones.

Nuestra opinión es que hay que elegir productos tecnológicos y robustos que no limiten la elección de una sola estrategia. El mercado y el éxito en muchos casos requiere de la combinación de las tres.

  • No products in the cart.